Saltear al contenido principal

LA IMPORTANCIA DE UNA PRUEBA DE ESFUERZO

¿Ha pasado tu cuerpo la ITV? Hazlo o te dará un patatús

Al igual que la maquinaria del coche, muestra maquinaria también debe pasar la revisión anual, la puesta a punto del deportista: la prueba de esfuerzo.

 

Es probable que muchos de vosotros penséis que este tipo de revisiones sean propias de deportistas de élite, sin embargo, se trata de una prueba indispensable y recomendable para todos los que practicamos deporte, independientemente de la intensidad, al menos, una vez al año. El objetivo fundamental es ver el estado de la salud y el corazón.

Si cuidamos nuestro coche, empecemos a cuidar nuestra maquinaria y hagámosle la ITV.  Ahora es el momento ideal para someterte a esta prueba deportiva, la cual determinará tu estado y forma física, así como el estado del corazón. Además, los datos obtenidos, podrán servir como punto de partida para empezar tu programa de entrenamiento.

 

¿En qué consiste una prueba de esfuerzo?

Se trata de un procedimiento de valoración de las respuestas que da el organismo ante diferentes situaciones de ejercicio físico y el estrés, estudiando los sistemas respiratorio y cardiovascular. El objetivo principal es evaluar el estado general de nuestra salud así como la  capacidad funcional de respuesta que tenemos ante el ejercicio. Es una análisis de nuestro estado de forma, y normalmente o bien se realiza sobre una cinta de correr o bien sobre una bicicleta estática específica.

Los parámetros que normalmente se miden este tipo de pruebas y obtener así una visión específica de la resistencia son: ventilación, frecuencia cardíaca, consumo de oxígeno y la carga o intensidad.

Este tipo de pruebas de medicina deportiva, han de ser dirigidas por un médico, quien realizará una valoración previa y datos físicos tales como estatura, edad, peso, porcentaje grasa corporal, así como un electrocardiograma previo y durante la prueba. Vamos que, estamos monitorizados y controlados. Esto es importante, es decir, en todo momento, el especialista verá cómo funciona nuestro corazón y sus respuestas ante los estímulos, y poder también descartar posibles patologías cardíacas.

En la mayoría de los casos, se realiza también un análisis de gases, denominada ergoespirometría (cicloergómetro, en caso de realizarse la prueba sobre una bici) para poder determinar así qué cantidad de oxígeno se consume en reposo y durante el ejercicio, así como qué cantidad de dióxido de carbono ese eliminada (V02Max).

Son datos muy importantes para determinar los umbrales aeróbico y anaeróbico, datos fundamentales para los planes de entrenamientos de los deportistas. Resulta pues un test de ejercicio cardiopulmonar integrado.

Para comprenderlo mejor, los datos obtenidos harán referencia a los umbrales aeróbico y anaeróbico,  permitiendo establecer la intensidad ideal de los entrenamientos aeróbicos (rodajes) y anaeróbicos (series). De esta manera, se puede optimizar el rendimiento, y recomendar ritmos tanto de competición(en su caso), como de entrenamiento.

Esto resultará muy útil para poder realizar no sólo planes de entrenamiento adaptados a cada individuo para mejorar su capacidad física de respuesta, sino que permite cuantificar y valorar la evolución del individuo al realizar una prueba posterior (al año siguiente o pasados 6 meses).

Existen diferentes protocolos de actuación, sin embargo, los más habituales son los que implican incrementos progresivos  de la intensidad de trabajo (prueba incremental) relacionados con el análisis directo del consumo de oxígeno, hasta alcanzar niveles máximos de esfuerzo.

Por ejemplo: sobre la cinta de correr, se va aumentando de forma progresiva la intensidad y velocidad, hasta alcanzar el nivel máximo al que pueda llegar el individuo. Finalmente, hay que tener una serie de consideraciones en cuenta antes de pasar la ITV del deportista:

1.- Evitar ingerir bebidas con cafeína o estimulantes, ni tampoco medicamentos, el día de la prueba, ya que alterarían los valores.

2.- Es importante descansar el día previo o bien un entreno de corta duración regenerativo. No machacarse.

3.- El día de la prueba no es conveniente entrenar, dado el esfuerzo al que estaremos sometidos (hay que intentar darlo todo ese día).

Ahora, sin dudarlo, revisa cómo funciona tu corazón antes de empezar tu plan de entrenamiento. No olvidemos que el objetivo principal es mejorar nuestra salud y ver que todo está en orden.

Fuente: Correr y Fitness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *